Precio: 350

Reducir las migrañas y las cefaleas por abuso de medicamentos gracias a la toxina botulínica.
La aplicación de toxina botulínica tipo A permite que se disminuya la puesta en  marcha y el mantenimiento de circuitos cerebrales que perpetúan el dolor. No se trata de una solución definitiva pero reduce considerablemente la intensidad en las crisis y mejora la efectividad de otros fármacos utilizados para combatirlas.
Se administra en unos 12 - 30 puntos pericraneales, de modo subcutáneo o intramuscular poco profundo, con una pequeña aguja, alrededor de toda la cabeza (sobre todo en frente, sienes, retroauricular y occipital). Esta administración hay que realizarla cada tres meses aproximadamente, que es el tiempo de duración media del efecto de la toxina, por tanto hay que repetirlo, al menos en 2-3 ocasiones para valorar la eficacia en cada paciente. Si la respuesta es buena, en algunos pacientes el efecto tiende a prolongarse.
No tiene efectos secubdarios


Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted